50 años de un duro error

Como lo dijimos, el Masters está lleno de historias, triunfos increíbles y también derrotas que marcaron este deporte, sin embargo, hay una situación particular que, quienes la vivieron, deben saber lo que significó: el error de Roberto De Vicenzo en el Masters de 1968, de la cual se cumplen 50 años en esta edición y por eso la recordamos.

Aunque no fue un lugar en el que siempre brilló, Augusta nunca dejó de ser especial para Roberto De Vicenzo, quien reconocido por su caballerosidad aceptó allí la que puede ser considerada como una de las derrotas más duras que sufrió en el aspecto deportivo durante toda su carrera.

Para el Masters de 1968, De Vicenzo llegó al Augusta National Golf Club en un gran nivel, había ganado el Open y sabía qué era conseguir un Major. Sin embargo, también era consciente de que Augusta era diferente, que no era un campo donde se sintiera cómodo y que debía estar completamente enfocado sí quería obtener un buen resultado.

Las primeras tres rondas de Roberto fueron con tarjetas de 69, 73 y 70, acumulando 212 golpes y quedando, para el último día, a 2 golpes de Gary Player, líder hasta ese momento. La última ronda del argentino fue majestuosa, águila al 1, birdies en el 2, 3 y 8, por la primera vuelta, para concluir los segundos 9 hoyos con dos birdies más y obtener un -7 que lo situó como líder con un total de 277 golpes.

Del otro lado estaba Bob Goalby, que aprovechó un bogey de De Vicenzo en el hoyo 18 y, con la misma cantidad de golpes, igualó el puesto del argentino. Pero Goalby no contaba con lo que sucedería después; pese a estar seguro que debía jugar un desempate, algo que confirmaba el tablero, tras una larga espera se enteró a través de un periodista que él era el campeón, Roberto de Vicenzo había firmado mal su tarjeta y un error del anotador en el hoyo 17, marcándole un par en vez de un bogey, le otorgaba el título.

La situación fue compleja, la discusión entre jueces, comité del Masters y todos los entes encargados, no cambió la decisión de basarse en las reglas, De Vicenzo tuvo que aceptar la derrota pese al apoyo del público, los medios y sus colegas. Y aunque fue invitado a la cena de los campeones, algo que nunca más volvió a suceder en Augusta con alguien que no hubiera logrado el título y el haber aceptado el descuido de la manera en que lo hizo lo situó como el caballero que fue, nunca pudo volver a disfrutar de Augusta como lo hizo en aquella ocasión.

De  esta forma Goalby (-11) se quedó con una chaqueta verde que nunca disfrutó pues el público no lo reconoció como campeón y De Vicenzo (-10) fue segundo dejando en claro su respeto a las reglas.

Yo no acepté ser segundo, acepté el reglamento. Primero están las reglas, la posición en secundaria”, concluyó el argentino.

Este es el video de discurso final tomado del Diario La Nación, de Argentina:



Recommended Posts

Leave a Comment

Contáctenos

Si tiene alguna duda, sugerencia u opinión acerca de Nación Golf y sus servicios, escríbanos su mensaje y pronto estaremos en contacto con usted. Gracias!

Escríbenos, pronto te contactaremos para que hagas parte de Nación Golf
Déjanos tú información y la razón por la que quieres escribir en nación golf. Pronto te contactaremos.
¿Quieres escribir en Nación Golf?