Confianza

Jordan Spieth volvió a la victoria en el Travelers
y llegó a 10 títulos en el PGA Tour antes de sus 24 años.
_________________________

Por: Federico Arboleda // @FedeArboleda

La caída de Jordan Spieth en el Masters de Augusta 2016, cuando marchaba cómodamente como el líder, fue la encargada de demostrar que el pequeño niño genio de Dallas, Texas, aún tenía mucho camino por delante y que, aunque contaba con el talento suficiente para triunfar en el circuito más exigente del golf mundial, ese no sería su año.

Jordan ganó sólo dos títulos del PGA Tour durante el año anterior (201}6) y esto no sucedió porque hubo otros jugadores inspirados o porque Spieth hubiera perdido su talento, fue porque el golf es un deporte completamente impredecible en el que pegar dos golpes iguales es algo de los más complicado y porque, más allá de todo esto, cuando la cabeza no está conectada, cualquier Torneo puede convertirse en un fracaso.

El Jordan Spieth de 2016 no era el mismo de 2015 y por eso la aparición de Dustin Johnson, Jason Day y otros de esos genios se hizo tan fuerte. Jordan en 2016 no tenía la misma confianza del año anterior y cuando ocurrió lo de Augusta, esto fue más evidente, el cierre de los torneos no fue tan sencillo como lo fue una temporada atrás y el putt, su máximo aliado -sin dejar de reconocer los otros golpes- en esos momentos clave, no lo acompañó.

Y si buscan una comparación para entender mejor el tema, pueden analizar lo hecho por Dustin Johnson. El jugador estadounidense ganó el US Open pese a lo insólito de una penalidad de la USGA, se mantuvo firme durante todos los eventos siguientes y aunque no terminó como campeón de la FedEx Cup, sí se convirtió en el número uno del mundo, dejando atrás años de irregularidad y demostrando plena confianza en su talento.

Entonces, para empezar a concluir, queda clarísimo que en este deporte la confianza es fundamental para cualquier torneo, para que cada golpe llegue al lugar al que el golfista quiere y para que jugadas como la de Jordan Spieth en ese último golpe del Travelers Championship sucedan.

Pues aunque muchas veces se hable de suerte, también es cierto que Spieth debe haber practicado esa jugada más de 1000 veces, en diferentes posiciones de bandera, en otros búnkeres y hasta con otros palos, pero no siempre pasa lo mismo en la práctica y en la competencia, porque cuando el jugador está ahí, frente a algo tan definitivo, debe tener la capacidad de sacar a flote sus mejores cualidades y toda la confianza frente a lo que se hace, algo que Jordan logró y que le permitió llegar a su décimo título dentro del PGA Tour antes de sus 24 años, poniéndose a la altura, en ese aspecto, de un gigante como Tiger Woods.

Este fue el golpe de Spieth:

Recommended Posts

Leave a Comment

Contáctenos

Si tiene alguna duda, sugerencia u opinión acerca de Nación Golf y sus servicios, escríbanos su mensaje y pronto estaremos en contacto con usted. Gracias!

Escríbenos, pronto te contactaremos para que hagas parte de Nación Golf
Déjanos tú información y la razón por la que quieres escribir en nación golf. Pronto te contactaremos.
¿Quieres escribir en Nación Golf?